¿Porque la palabra “feminista” me incomoda?

Primero tengo que comenzar por explicar que vengo de una familia de mujeres, y mujeres fuertes y trabajadoras. Mi mama es la mujer más fuerte y trabajadora que he conocido en mi vida. Hermanas, tías, primas, etc. No podría terminar por explicar lo que para mí la palabra “mujer” significa. Crecí con ellas y aprendí amarme y valorarme. Pero la palabra feminista me incomodaba. Y es que a pesar de estar rodeada de mujeres fuertes, soy de la idea de que hay que abrirle la puerta a la mujer y no porque ella no pueda, sino porque es mujer. Esta creencia de que una mujer fuerte y capaz necesitaba aun así sentirse protegida y respetada por un hombre,  no era algo que descartaba de mi vida.


Mi respuesta era: creo en la dignidad humana. Sin preferencias de géneros. El ser humano como tal. Y esto incluye que sea pagado como debe, respetado y con derechos. Sin importar si es hombre o mujer. Conforme fui creciendo y enamorándome más del concepto de la mujer, el término más me confundía. Y es que entendí que una feminista no es la persona que odia a los hombres, sino que era un movimiento en el que se reclamaba el reconocimiento de la mujer en derechos que tradicionalmente han estados reservados para los hombres. Esto en muy pocas palabras.


Sin embargo, me di cuenta que el concepto no nada más me confundía a mí, sino que a muchas personas. Pensaban que si te nombras feminista entonces para qué pides que se te abra la puerta, si tú puedes hacerlo. O bien, para que ofrecerte mi asiento del camión cuando te crees “muy capaz”. Todo esto como si el feminismo fuera malo. Recientemente Kaley Cuoco (Penny en la serie de “The bing bang theory”) comento que ella no se consideraba feminista, que era algo que no pensaba a menudo. Discutió sus roles en la casa, comento que después de trabajar le gustaba llegar a su casa y atender a su esposo. Lo más importante de su entrevista fue cuando comento “Nunca fui la chica feminista que demandaba igualdad, pero tal vez porque nunca tuve que enfrentar la desigualdad”. Para no hacer esto más largo Kaley fue muy criticada y posteriormente tuvo que ofrecer disculpas. Me sentí un poco identificada con ella. En resumen esto me puso a pensar más. Y creo que dio justo con un punto muy importante “nunca tuve que enfrentar la desigualdad”, cabe recordar que ella gana lo mismo que sus compañeros hombres en la serie y esto la convierte en la persona que gana más dinero en su matrimonio. 1 millón de dólares por episodio. Pero esto no es el punto, sino el hecho de a que muchas de nosotras nunca nos ha tocado enfrentar la desigualdad como tal y esto hace que cambie nuestra perspectiva.


Y para mí se redujo a la capacidad de decidir. Y encontré que esto no te hacia no feminista, como sería el caso de Kaley, quien encuentro valiente por su respuesta pero confundida. Sino al contrario, eres una mujer ejerciendo un derecho que se te fue otorgado y peleado por muchas otras mujeres desde hace años, pero tomando decisiones libremente, y esto es un derecho. Mi caso es el siguiente, soy una mujer capaz, que puedo mantenerme y hacerme cargo de mí. Creo que tengo la capacidad para tomar mis propias decisiones y así lo hago. En mi casa, en el trabajo o en cualquier ideología que se me presente. Así mismo decido el hecho del rol que quiero llevar en mi casa. Se podría decir soy una feminista, porque exijo mis derechos como mujer, pero que quiere atender a su esposo, hacerle de comer y apoyarlo, como decisión propia, así como también cuento con su apoyo.  Pero algunas llamadas feministas están en contra de esto último, inclusive hombres. Que piensan que tal vez esto es contradictorio. Sin embargo no estoy de acuerdo, puede ser feminista decidiendo el rol, exigiendo el respeto y ser lo femenina que quieras.


Todo esto me hace volver al punto cero. Cual debe de ser mi postura, cuando soy una mujer que admira a mujeres fuertes como Jane Austen, Nora Ephron, Emma Watson, etc. que han protegido el término pero me ha tocado enfrentarme a la desigualdad. Lo que es una realidad es que si he tenido que trabajar por lo que quiero, por el respeto, por conseguir el trabajo deseado, por tomar mis propias decisiones y esto me hace parte del grupo de mujeres que defiende la igualdad, al menos es lo que creo. Una mujer debe de ser fuerte, pero no debe de dejar de ser mujer, sensible y fuerte. Como dijo Zooey Deschanel “No se trata de mujeres actuando como hombres, sino de mujeres actuando como mujeres y siendo exitosas”. Esto último me abrió la mente totalmente e hizo que empezara por sentirme cómoda con el término. Ya que únicamente se trata de un reclamo de derechos.


No está mal ser mujer y querer usar falda, y al mismo tiempo creer que las mujeres tenemos los mismos derechos que el hombre. O que si deciden atender a su esposo y preparar la cena las conviertan  en una enemiga de la mujer, ya que es decisión de ellas y como muestra del amor y compromiso, como es el caso de Kaley. Con ello caí en la cuenta que el término en realidad no me incomodaba a mí, sino a otras personas. Que piensan que una feminista debe de estar un extremo. Platicando de esto con mi esposo, dijo algo muy cierto “no debería de existir el término” todos tenemos que luchar por los derechos, no es algo exclusivo de un género. Es una labor de todos. Y no podría estar más de acuerdo.
Sigo creyendo que soy pro dignidad humana. Que un vestido no es prueba de debilidad. Que las mujeres son hermosas y poderosas, y siempre tendrán todo mi respeto. Me siento agradecida por tener a mi lado a un hombre que me respeta en todos los sentidos y que me hace sentir igualdad en mi propio hogar.

La capacidad de "Decisión" - Gracias Emma!
Todos debemos ser feministas y sentirnos cómodos con la palabra. Pero también es un derecho la capacidad de decidir y esta debe de ser respetada.  La feminidad y el feminismo no es algo malo después de todo, y no está peleado. Son dos términos muy distintos.

¿Tú qué opinas?, 
Con cariño, 
Vianey 


7 comentarios:

  1. No se trata de ser más o menos fuerte a mí me gusta que me traten con caballerosidad, igual que a los hombre les gusta ser correspondidos!! un post genial!!

    www.rednailsladies.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, se trata de igualdad y respeto :)

      Eliminar
  2. Amé tu entrada!
    Me siento totalmente identificada con lo que platicas y creo exactamente lo mismo haha que curioso. Algo que encontré en uno de mis libros favoritos alguna vez fue la frase:

    "La palabra INDEPENDIENTE está muy sobrevalorada, en lo que deberíamos enfocarnos como seres humanos es en la INTERDEPENDENCIA, la cual nos lleva a darnos cuenta de que nos necesitamos unos a otros para llegar más lejos"

    Te lo menciono por que veces es una de las piedras con las que tropezamos feministas y machistas.

    Al final todos somos seres humanos o seres vivos, lleno hasta lo más general.

    Con Cariño,
    Paola

    http://courage-passion.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paola!! Claro, en cuanto más aceptemos que nos necesitamos como seres humanos y para nuestra felicidad más agusto nos podremos sentir con todo este rollo de igualdad!

      Un fuerte abrazo guapa!!!!!

      Eliminar
  3. Guapa, pues yo opino un poco como tu, feminismo es igualdad entre hombres y mujeres, pero a mi tb me gusta que los hombres sujeten la puerta, y por supuesto que no me cabreo si me dicen un piropo bonito (obvio que no me gustan las groserías, pero un piropo bien dicho no tiene por qué ofender a nadie no?) Es un tema complicado, no porque no podamos hacer lo mismo, pero creo, que en general, hombres y mujeres priorizamos de manera diferente....Lo que hay que hacer es respetarnos y tratar bien a todo el mundo!
    Besitos guapa!

    www.eldiariodeshyris.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo! Además como dices como mujeres no hay nada que mejor que nos traten con respeto, y claro un piropo de vez en cuando no molesta jejeje ;)

      Un abrazo!

      Eliminar