Take the road...


Estaba pensando en el impacto que tenemos en el mundo, poco o mucho, sea lo que sea vamos dejando una huella, tal vez una huella que no todo el mundo conoce, pero ahí está, porque formamos parte.  Estaba platicando de esto con mi esposo hace días, de cómo sin saber podemos afectar, para bien o para mal, a las personas. Todo esto me dejo pensando por días, analizando y por ende investigando un poco más sobre este “efecto”. ¿Cuántas veces nos topamos con personas en nuestro camino? Y por camino me refiero a la vida claro.  Y ¿cuantas veces nosotros somos quien nos encontramos en el camino de otro?...
Comencé a sentirme como muy “responsable” de mí, mis actos, y mis palabras. Y lo mejor comenzó cuando comencé analizarme a mí. Y no analizarme en un sentido “psicológico”, si es que así se dice. Sino más bien como en una forma de hacer una pausa y contestar una serie de preguntas, preguntas a las cuales uno solo y en una manera intima contestaría.

Tal vez haya personas que vayan a un ritmo muy acelerado y no tengan tiempo para hacer una pequeña pausa, pero si algunas vez has sentido esta responsabilidad o sientes que algo no está haciendo sentido, te comparto estas preguntas:

¿Qué tan honesta contigo misma eres al día?
¿Cuándo eres honesta contigo misma, eres congruente con tus acciones?
 ¿Qué estás haciendo cuando tienes miedo, cuando te sientes vulnerable?
 ¿Qué tanto de ti están conociendo los demás?
¿Quién te está definiendo en estos momentos?
¿Estás haciendo algo por ti, cuidándote, siendo constante?
¿Estás haciendo lo correcto, aun cuando nadie te ve?
¿Estás en el lugar, con la gente y haciendo lo que quieres?

Que no vayamos dando un mensaje equivocado, porque no sabemos cómo podemos impactar. No esperes mucho tiempo para hacer aquello que tienes dando vuelta en tu cabeza, alguien más puede necesitar de esas palabras o ese acto de amor, o valentía.

Con cariño, 
Vianey

2 comentarios:

  1. Ok... tal vez suene un poco trillado...
    Pero una simple sonrisa puede cambiar el día de otra persona.

    Me ha pasado, y es así cuando me doy cuenta del impacto que podemos tener, digo... si con gente desconocida con la que nos topamos una sola vez en la vida nos puede cambiar el humor por algunas horas con una simple acción... imagínate con las personas que convivimos todos los días!!!

    Hay días buenos, y días malos... días que sientes que la frustración te engaña pensando que no vas por buen camino, pero tomándonos unos minutos para "nosotros" y apapacharnos, consentirnos y analizarnos puede borrar la frustración.

    Muy lindo tu post Viane ^^

    Saluditos.
    http://ochoacuatro.blogspot.mx/

    ResponderEliminar