The grateful girl: Mi respuesta es “Si”

Sí, es mi respuesta a lo que sea que me está pidiendo a gritos mi alma.  Estoy tomando unos minutos para escribir sobre esta decisión de abandonar a la seguridad de un trabajo, aun cuando no te hace feliz pero te hace sobrevivir. Siempre lo había leído, escuchado, hasta en películas lo había visto y nunca pensé que llegaría mi momento. Desde hace tiempo estaba la inquietud de intentar hacer algo diferente. Eso diferente era la posibilidad de ser dueña de mi tiempo, o al menos poderlo controlar lo más que pudiera. Intentar hacer lo que en verdad deseo hacer, que es escribir y crear. Pero si no estaba dispuesta a dar el sí, jamás sabría lo que podría pasar. Así empezó todo, consiente o inconscientemente siempre estoy atenta a lo que sucede, y sabía que ya no era feliz. Sentía que algo adentro de mí poco a poco se iba apagando, pero al mismo tiempo ese sentimiento me hacía querer salir gritando para luchar por mis sueños. Siempre lo he dicho, tal vez ni siquiera tengo el talento o soy buena. Pero cuando estoy frente al barista y lo veo tan feliz preparando café y me doy cuenta que es más feliz haciendo algo tan artísticamente natural que yo en la seguridad de mi trabajo, sé que es mi responsabilidad intentarlo. Y así se vinieron presentando señales o momentos, que cada vez me orillaban a la decisión que hoy me ha llevado.

¿Tengo miedo? SI, y lo digo en mayúsculas porque estoy aterrada. No sé qué viene para mí y esta esa voz que dice “¿y si estas tomando una mala decisión?” “¿y si te arrepientes?” y más preguntas que no dejan de pasear por mi cabeza. Pero confío. Hace días vi un video que cambio mi perspectiva totalmente. Un chavo que ahora es dueño de una de las páginas con más visitas en USA y que forma parte del equipo de Oprah, platica de como llego al lugar donde estaba ahora en su vida, y aunque es toda una serie de perdidas, siempre supo confiar y creer que todas las cosas buenas que fueron pasando lo llevarían a donde está, y esto fue una respuesta por decir “Sí”, sí a un sueño. A pesar de que en este momento todo se ve nublado tengo que saber que esta después de esa nube, y para ello tengo que intentar. No existe edad para salir a reclamar lo que mereces, pero creo que 27 años es un buen número para empezar amar lo que hagas.  

Total que es un tema que podría platicarlo por horas y horas y que me llama tanto, más esta parte que une a un sueño con una realidad, cuál es ese puente (que creo no es más que disciplina y trabajo). Pero por el momento quiero decirles que aún sin saber que voy hacer, que me depara o que viene, estoy feliz. Y estoy feliz porque confío. Estoy emocionada por el mundo de posibilidades al que me abro en este momento. Al final tengo el apoyo de la gente que quiero, y eso significa el mundo para mí. Confío en mi Dios porque nunca me ha abandonado y siempre me ha guiado al siguiente paso. Confío en la honestidad de mi alma, pero sobre todo confío en mí como persona.


 Es momento de renunciar. 


Con cariño, 
Vianey

1 comentario:

  1. No tengas miedo al cambio y seguir tus sueños. Yo tuve que decir que si a mudarme a otra ciudad y otro país por obtener el trabajo de mi sueños. Haz lo que te haga feliz, confia en tus habilidades y sigue lo que quieres :D

    Avi
    www.petitefashionmonster.com

    ResponderEliminar